El Islam y la esclavitud

Cuando surgió el Islam, la guerra y la servidumbre eran características de la vida en África y en Arabia. Tanto el Judaísmo como el Cristianismo existían entre ciertas tribus árabes y, al igual que estas religiones, el Islam no ilegalizó abiertamente la esclavitud, aunque sí prohibió claramente que los esclavos fueran tratados como una mercancía. El Corán, en todas sus referencias a la esclavitud, invita al creyente a liberar a los esclavos como un modo de expiar los pecados. La frase “emancipar al esclavo y alimentar al huérfano” se repite constantemente a lo largo del Corán como un acto que atrae el favor de Dios. También se establecieron normas para mejorar las leyes preislámicas relacionadas con el trato hacia los esclavos. Tenían derecho a estar bien atendidos, a vestirse con la misma ropa y a comer el mismo alimento que sus amos. Estas personas esclavizadas eran más parecidas a los criados forzosos de Europa que a los “esclavos-mercancía” de las Américas. Se convirtió en un principio fundamental de la jurisprudencia islámica que la condición natural y, por tanto, el estatus que debe darse por supuesto en el ser humano, es la libertad. A pesar de esto, hubo personas codiciosas y malintencionadas que ambicionaban hacer esclavos entre sus hermanos y hermanas musulmanes y entre otros africanos. Hubo también muchas tribus árabes de cristianos y judíos y otros árabes de la región que continuaron con su tradición esclavista. Dado que la Sharia islámica tenía leyes relativas a la esclavitud, los oportunistas la consideraron como algo permitido por Dios y consustancial a la vida misma. Las numerosas leyes a favor de la manumisión fueron mantenidas oportunamente al margen de la sociedad.
Algunos europeos demasiado entusiastas siempre han presentado una sobreabundancia de datos sobre el comercio árabe de esclavos negros, para aliviar así su sentimiento de culpa al respecto. “Bueno, los árabes también lo hicieron” se ha convertido en el comentario habitual entre los historiadores contemporáneos. Por desgracia, muchos historiadores afroamericanos que sólo disponen de estas fuentes europeas para conocer la historia han tomado como algo incuestionable estas informaciones de segunda mano intencionadamente manipuladas. Sin embargo, es bien conocido el hecho de que los europeos, en sus representaciones artísticas de las incursiones esclavistas, siempre han retratado deliberadamente a los comerciantes de esclavos como musulmanes negros o árabes.

Fuente: Mundo Arabe

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: